¿Abrir una casa rural es un buen negocio?

¿Cómo se vende un proindiviso?
8 noviembre, 2018
reforma-ley-arrendamientos-urbanos-2018
Nueva Ley de Arrendamientos Urbanos
11 enero, 2019
Mostrar todo

¿Abrir una casa rural es un buen negocio?

abrir casa rural negocio

Abrir una casa rural suele ser un tema de conversación recurrente entre compañeros de trabajo cuando se piensa en huir de la vorágine diaria de Madrid.

Siempre hay un valiente que cuando vuelve de las vacaciones comenta que está dispuesto a vender su piso y escaparse a un pueblo para montar una casa rural.

Vivir en un entorno rodeado de naturaleza sin atascos y estrés es una buena idea, además, si se une a un proyecto de emprendimiento personal se convierte en un cambio de estilo de vida.

A veces, se desconoce la realidad de este tipo de negocios románticos, si quieres saber más sobre como abrir una casa rural te interesa leer este post.

 

El turismo rural: una oportunidad de negocio

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2017 había en España 17.600 viviendas rurales con capacidad para 172.000 personas.

El turismo rural ha sido el sector turístico que más ha evolucionado en los últimos años en España, factura más de 200 millones de euros al año y genera 28.000 empleos.

Cada vez más personas eligen alojamientos de turismo rural para hospedarse por lo que invertir en una casa rural puede ser un sueño posible y rentable.

El perfil de los clientes usuarios de este tipo de turismo son en su mayoría personas entre 30 y 45 años, con un buen nivel de formación.

Suelen viajar en familia o con amigos para algún tipo de celebración, además, están sensibilizados con los espacios naturales y disfrutan de ellos.

Las empresas también usan estos servicios para realizar reuniones de trabajo en un ambiente más distendido y rebajar la tensión diaria que hay en la oficina.

La expansión del turismo rural es una situación propicia en la que surgen oportunidades de negocio para los que sueñan con ser emprendedores y tener su propia casa rural.

Aunque, no es oro todo lo que reluce, este tipo de negocios requieren esfuerzo y dedicación para que sean rentables, además, hay que ofrecer algo diferente para destacar frente a la competencia.

 

Comprar un negocio en marcha o partir de cero

Si se compra una casa rural en funcionamiento, el negocio ya está en marcha por lo que el proceso se simplifica bastante al evitar obras y trámites, se trata de un traspaso.

La otra opción es convertir una casa antigua de pueblo en un alojamiento rural.

Las casas de pueblo son propiedades que pueden comprarse a unos precios asequibles, aunque se necesita hacer una inversión para actualizar y adecuar el uso al de una casa de turismo rural.

Se estima que la inversión media total, oscila entre los 175.000 y 200.000 euros.

Según la ubicación de la casa rural, la rentabilidad que se puede obtener está cercana al 10% anual, es decir, que en unos 10 años se podría recuperar la inversión.

Respecto al capítulo de la financiación hay que saber que no es fácil conseguirla de los bancos ya que este tipo de negocios son considerados de cierto riesgo y las condiciones son exigentes.

Los bancos ofrecen financiación a los emprendedores a tipo fijo o variable y se pueden conseguir sumas importantes con plazos de financiación a largo plazo.

En algunos casos, ofrecen flexibilidad en la forma de pago con periodos de carencia o adecuando los pagos a los ingresos del negocio para comenzar pagando menos.

Tampoco hay que olvidarse de las posibles ayudas y subvenciones que tiene la Consejería de Turismo de cada Comunidad Autónoma.

 

La casa rural como estilo de vida

Hay que tener en cuenta que la demanda para alojarse en una casa rural es estacional, es decir fines de semana, puentes y festivos, por lo que es un negocio que no reporta ingresos todo el año.

Aproximadamente el 90% de los propietarios que gestionan una casa rural tienen otra actividad complementaria que les genera unos ingresos extra.

La mayoría de las casas rurales suelen estar gestionadas por economías domésticas, son familias que habitan en la casa rural y atienden el negocio.

Los propietarios son personas originarias de la zona, aunque, cada vez hay más emprendedores que dejan sus trabajos en las grandes capitales y se lanzan a la aventura de invertir en una casa rural.

Las casas rurales que funcionan bien son aquellas en las que viven sus dueños, se toman esto como un negocio serio en el que hay estar al cien por cien todos los días.

Son personas que se mueven bien por las redes sociales y tienen conocimientos de marketing, por supuesto, también tienen una atractiva página web para darse a conocer y vender sus servicios.

Una casa rural hay que plantearla como un estilo de vida, si sólo se hace pensando en ganar dinero es complicado que el negocio salga adelante.

 

Trámites de apertura de una casa rural 

Antes de invertir en una casa rural, es importante conocer los requisitos exigidos para este tipo de negocios en la Comunidad Autónoma en la que se pretende abrir.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, se permite abrir una casa rural en poblaciones de hasta 15.000 habitantes.

Según la normativa actual, se diferencia entre una casa rural (20 plazas) y hotel rural (100 plazas), además, deben tener un mínimo de cuatro plazas y un máximo de 100.

Otro aspecto a cumplir, es que el alojamiento rural debe tener unas características arquitectónicas, estructurales y de materiales de construcción.

Para iniciar la actividad hay que contar con la licencia de casa rural otorgada por la Consejería de Turismo y la licencia de apertura del ayuntamiento de la localidad en la que se ubica la casa rural.

No hay que olvidarse de Hacienda, en este caso es obligatorio tramitar el alta fiscal para obtener la categoría de alojamiento rural.

Para cumplir con la normativa legal, los propietarios del negocio deben estar dados de alta como autónomos en la Seguridad Social, o tener constituida una sociedad empresarial que explote el negocio.

Respecto a las subvenciones, en el caso de la Comunidad de Madrid, normalmente son difíciles de conseguir y no suelen superan los 60.000 euros por proyecto.

Estas ayudas varían casi todos los años respecto a las condiciones e importes, ya que dependen del presupuesto anual de la Administración y de las políticas que en ese momento se estén desarrollando.

 

abrir casa rural

 

La promoción de una casa rural

Una buena estrategia comercial es imprescindible para que una casa rural sea conocida y tenga una imagen destacable frente a la competencia.

El boca a boca también es importante, es fundamental ofrecer un trato personalizado para fidelizar clientes y conseguir recomendaciones.

Asimismo, es conveniente participar en las asociaciones de propietarios de la zona y estar presente en las centrales de reservas para aparecer en las guías turísticas y promociones autonómicas.

Internet es una herramienta útil para lograr la exposición adecuada de una casa rural y es la principal vía de comunicación con los posibles clientes.

Disponer de una página web bien diseñada, un perfil en Facebook y una cuenta en Twitter son imprescindibles para el desarrollo del negocio.

También, se debe estar presente en los principales portales de reservas de turismo rural online como, por ejemplo, www.toprural.com o www.escapadarural.com.

Para posicionar la casa rural y diferenciarse de la competencia es importante disponer de una oferta variada y complementaria.

Por ejemplo, servicios dirigidos a la salud y el bienestar o experiencias al aire libre que no sean las típicas actividades, una buena idea es aliarse con empresas especialistas en este tipo de servicios.

 

Aspectos críticos a tener en cuenta

Hay diversos retos a los que un emprendedor se debe enfrentar al abrir una casa rural, veamos cuales son los principales.

La estacionalidad es un gran inconveniente, los clientes hacen uso de este tipo de alojamientos en unas fechas concretas a lo largo del año, fines de semana y puentes.

La fuerte competencia hace que los precios del alojamiento estén justados lo que unido a una baja ocupación hace que los ingresos no sean elevados durante el año.

Según datos del INE y de la página Top Rural, la facturación media de un alojamiento rural en 2017 ha sido de 17.000€ anuales, aunque esta cifra puede triplicarse en zonas donde las tasas de ocupación son elevadas.

Los costes de una casa rural suelen ser altos, aunque si se asumen ciertas tareas diarias como hacer el check in o preparar los desayunos, los gastos de personal se reducen.

Además del pago del préstamo hipotecario están los gastos de los suministros (agua, luz gas), la limpieza de las habitaciones, la publicidad y el mantenimiento de las instalaciones de la casa rural.

De los ingresos obtenidos a lo largo de un año, prácticamente una cuarta parte son para sufragar los gastos que genera el negocio.

También, se debe considerar el exceso de oferta en este sector, hay zonas en las que es complejo diferenciarse del resto de alojamientos y llegar a los potenciales clientes no es una tarea fácil.

 

Consejos antes de abrir una casa rural

Hay que tener claro que no se debe poner en marcha un negocio si no se tiene un mínimo de capital para invertir.

Lo primero que se debe hacer es calcular la inversión mínima que será necesaria para abrir la casa rural.

En este aspecto, siempre es conveniente disponer de un capital ahorrado que se aproxime a la mitad de la inversión total necesaria.

De esta forma, se consigue tener un negocio con cierta solvencia económica desde el inicio de la actividad.

Además, es más fácil obtener financiación ya que el banco considera que se trata de un proyecto más fiable y sólido cuando el propietario se compromete con parte de su patrimonio.

Respecto a la compra de la casa rural, aunque se disponga de suficiente liquidez, es mejor solicitar un préstamo hipotecario para financiar parte de la compra.

Con esto se mantiene parte de los recursos propios que pueden ser útiles para pagar los gastos diarios del negocio y los posibles imprevistos que surjan.

En definitiva, se trata de conseguir el equilibrio entre el capital propio y los recursos ajenos prestados a largo plazo.

También, es importante realizar un estudio de mercado de la zona donde se ubique la casa rural para comparar precios, servicios y tipos de alojamientos de la competencia.

Por último, el consejo más útil es que la casa rural esté íntimamente ligada a la personalidad del propietario para que los clientes se sientan a gusto y vuelvan otra vez.

 

Si te ha gustado este post te animo a que lo compartas en tus redes sociales.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
José Carlos Padrino
José Carlos Padrino
Soy asesor inmobiliario de REMAX en Madrid. Ayudo a personas como tú a vender, alquilar o comprar sus propiedades con todas las garantías y tranquilidad. Me encargo de todo para que no te preocupes de nada. ¿Hablamos? Puedes ver aquí toda la información.

2 Comments

  1. Sergio dice:

    Buen trabajo el que has realizado. El que lea este estudio, le has dado la idea y los pasos a dar para montar este negocio. Gracias por tu aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido esta protegido !!