Asesor inmobiliario en Madrid José Carlos Padrino
invertir sector inmobiliario Madrid
¿Cómo vender un piso en Madrid con urgencia?
20 octubre, 2023
invertir sin riesgos compra piso Madrid
Consejos para invertir sin riesgos en la compra de un piso en Madrid
26 enero, 2024

La permuta inmobiliaria, una forma de cambiar de casa en Madrid

permuta inmobiliaria madrid

La permuta inmobiliaria es una transacción donde dos partes acuerdan intercambiar sus propiedades en lugar de realizar una compraventa tradicional.

En una permuta, cada parte adquiere la propiedad de la otra, es una solución beneficiosa tanto para compradores como para vendedores.

Con la permuta se pueden intercambiar viviendas, locales o terrenos, a diferencia de una compraventa, donde el dinero cambia de manos, en la permuta hay un intercambio de activos.

En una permuta inmobiliaria es fundamental comprender los roles específicos de cada parte, así como las expectativas y requisitos de cada una.

¿Qué es legalmente una permuta?

El Código Civil español, en su artículo 1538 establece que es un contrato por el que las partes se obligan a dar una cosa para recibir otra.

Realmente es una alternativa para intercambiarse todo tipo de bienes que ya se utilizaba en la antigüedad bajo la fórmula del trueque.

Legalmente, la permuta es un contrato principal, consensual, bilateral, oneroso y traslativo del dominio.

Es consensual porque se perfecciona mediante el simple consentimiento de ambas partes, es decir, el acuerdo se basa en la voluntad de las partes implicadas.

Es bilateral ya que implica que ambas partes tienen obligaciones recíprocas y cada una de ellas se compromete a dar una cosa para recibir otra.

Es oneroso porque ambas partes obtienen un beneficio o ventaja a cambio de la transmisión de bienes, es decir, cada parte recibe algo de valor.

Y por último, la permuta implica una transferencia del dominio de los bienes intercambiados.

¿Cómo se hace una permuta inmobiliaria?

En una permuta inmobiliaria, es esencial realizar primero una valoración minuciosa de las propiedades involucradas.

Para ello, se deben considerar aspectos como el valor de mercado, las condiciones y el estado de conservación de las viviendas y la ubicación.

Otro punto muy importante en una permuta es la negociación ya que supone acordar términos equitativos para ambas partes considerando las necesidades particulares.

Es decir, se trata de llegar a un acuerdo justo y beneficioso para cada parte.

Esto incluye aspectos como el valor de las propiedades, una posible compensación económica para igualar el valor de las viviendas, condiciones de financiamiento y plazos.

En el caso de que haya una compensación económica para igualar el valor de las viviendas se habla de una permuta mixta y no pura.

La diferencia de valor puede afrontarse con recursos propios o con financiación bancaria.

Siempre es aconsejable que cada parte realice una evaluación económica individual, asegurando que la permuta es financieramente viable para las partes involucradas.

Además, es crucial redactar un contrato de permuta que refleje claramente los términos y condiciones del acuerdo que proteja los intereses de ambas partes.

Este documento legal es esencial para evitar malentendidos y conflictos en etapas posteriores del proceso.

Por supuesto, este contrato debe llevarse a la notaría para la firma de la pertinente escritura de permuta.

También es importante que las partes sincronicen los tiempos cuidadosamente en términos de cierre y mudanza para evitar complicaciones logísticas.

Contar con la colaboración de un asesor inmobiliario ayuda a que las partes maximicen los beneficios y reduzcan los riesgos legales.

Fiscalidad de la permuta inmobiliaria

En este sentido, hay que tener en cuenta que no existen ventajas fiscales

Al igual que en una compraventa, se paga el Impuestos de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) por la escritura notarial.

En una permuta inmobiliaria, al haber dos propiedades, existen dos bases imponibles, cada parte paga su correspondiente ITP por el valor de la vivienda que compra.

La base imponible de este impuesto será el valor de mercado de la vivienda adquirida en la permuta.

Cada parte también está sujeta a pagar el IRPF y el impuesto de la plusvalía municipal, por las respectivas entregas de cada vivienda.

Es decir, cada una de las partes puede tener una ganancia patrimonial a efectos de IRPF. 

En la permuta se realizan dos operaciones en un solo acto, la obtención de una ganancia mediante la venta de una vivienda y la reinversión de dicha ganancia con la adquisición de otra vivienda.

Esto permite a efectos del IRPF aplicar la exención por reinversión en vivienda habitual, si el destino final de la propiedad es la vivienda habitual del contribuyente.

Por último, hay que tener en cuenta los gastos de notaría y del Registro de la Propiedad.

Ventajas de la permuta inmobiliaria

La principal ventaja es que se puede cambiar de casa sin hacer un gran desembolso  económico y sin depender de financiación hipotecaria para el cierre de la operación.

Además, los gastos de la permuta suelen ser inferiores a los de una compraventa, ya que las partes ajustan la valoración de las viviendas para reducir los gastos.

Es una operación más rápida que una compraventa convencional porque las partes llegan a un acuerdo más directo, sin depender de intermediarios.

La permuta inmobiliaria también puede ser una estrategia valiosa para la diversificación de activos de inversores que necesiten optimizar sus carteras.

Otra ventaja es que cada parte puede mejorar la ubicación de su vivienda, beneficiándose mutuamente al satisfacer mejor sus necesidades y preferencias.

Por último, la permuta inmobiliaria ofrece mayor flexibilidad en la transacción, permitiendo a las partes personalizar el intercambio según sus necesidades concretas.

Desventajas de la permuta inmobiliaria

Hay que considerar que encontrar una propiedad que cumpla con los requisitos exactos del intercambio puede ser un desafío y que esto requiera tiempo y paciencia.

También es cierto que determinar el valor justo de las propiedades intercambiadas puede ser complicado y requiera la ayuda de un profesional inmobiliario.

En el caso de que exista una hipoteca sobre una o ambas propiedades, la transacción se puede complicar.

El motivo es que el banco debe aprobar una nueva hipoteca, una novación con cambio de titular deudor, o por el contrario se debe acudir a otro banco para solicitar una nueva hipoteca.

Al cambiar la titularidad de ambas viviendas, el banco mantiene una hipoteca sobre el mismo bien, pero con un titular distinto y esto dependerá de la solvencia del nuevo deudor.

Conclusiones

Existe la creencia de que las permutas inmobiliarias son complicadas o poco frecuentes, nada más lejos de la realidad, incluso en los últimos años estas operaciones han crecido en España.

La permuta inmobiliaria es una estrategia única y valiosa que puede ofrecer beneficios significativos a aquellos que buscan cambiar de hogar.

Es una opción que vale la pena considerar, como en cualquier transacción inmobiliaria, es esencial contar con asesoramiento profesional para garantizar el éxito.

Si necesitas vender o comprar tu piso en Madrid, llámame, estaré encantado de atenderte. Puedes ver aquí lo que dicen sobre mí en Google.


 

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail     ¿Te gustó este artículo? Compártelo en tus redes sociales
José Carlos Padrino
José Carlos Padrino
Soy asesor inmobiliario en Madrid. Ayudo a personas como tú a vender, alquilar o comprar sus casas con seguridad y comodidad. Si quieres que me encargue de todo para que no te preocupes de nada, llámame ahora mismo. Puedes ver aquí más información de mis servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido esta protegido !!