Asesor inmobiliario en Madrid José Carlos Padrino
extincion condominio compraventa piso
Extinción de condominio Vs. compraventa, ¿qué es mejor?
24 junio, 2022

¿Cómo elegir a un buen asesor inmobiliario en Madrid?

como elegir asesor inmobiliario madrid

Esta es la pregunta habitual que surge cuando se necesitan los servicios de un asesor inmobiliario en Madrid para realizar la venta de una vivienda o un local comercial.

Vender una propiedad supone iniciar un proceso que requiere dedicar bastante tiempo, realizar trámites, resolver temas legales y gestionar papeleo.

Para simplificar la operación y asegurar la venta muchas personas optan por la comodidad y tranquilidad de contar con la ayuda de un buen asesor inmobiliario.

En Madrid existen muchos profesionales que se dedican a la venta de propiedades, pero no todos son iguales y no todos son asesores inmobiliarios.

 ¿Qué es un asesor inmobiliario?

Un asesor inmobiliario es un profesional que presta servicios de asesoramiento y se encarga de la intermediación en la compraventa de propiedades.

El asesor inmobiliario se encarga de orientar al vendedor de principio a fin en la transacción sobre los trámites, costes y selección de los mejores compradores.

Además, se encarga de supervisar la comercialización, difusión y promoción de una vivienda, mostrarla a los interesados y negociar el precio con el comprador.

También se encarga de las tareas burocráticas: documentación legal de la propiedad, contrato de arras, gestionar la firma en la notaría y búsqueda de financiación.

El asesor inmobiliario en el desarrollo de su trabajo debe ser capaz de satisfacer las necesidades del comprador y del vendedor para asegurar el éxito de la transacción.

Esto requiere saber escuchar de forma activa y resolver todas las dudas tanto de compradores como de vendedores para asesorarles en la toma de sus decisiones.

Es muy frecuente confundir la figura del asesor inmobiliario con la del agente inmobiliario y hay que saber que son roles diferentes.

El agente inmobiliario está más enfocado en la parte comercial, muestra la vivienda a los interesados para conseguir un comprador y el cierre de la venta.

En cambio, el asesor inmobiliario no solo se centra en la venta, sino que además se encarga de acompañar y asesorar al cliente durante todo el proceso de la venta.

Esto requiere que el asesor inmobiliario esté en permanente actualización de sus conocimientos para estar al día en el mercado inmobiliario.

Consejos para elegir a un buen asesor inmobiliario en Madrid

La elección de un buen asesor inmobiliario es clave para asegurar que la venta sea un éxito, es importante no equivocarse y tener en cuenta ciertos criterios.

Confianza

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de elegir un asesor inmobiliario es evaluar la confianza que es capaz de generar y transmitir.

La venta de una casa tiene un componente emocional alto y esto requiere tener al lado a un asesor inmobiliario honesto en el que se pueda confiar.

La confianza juega un papel clave en la venta de una propiedad, estamos hablando de transmitir un patrimonio importante.

El asesor inmobiliario no es un simple intermediario, es un profesional que protege los intereses del vendedor y aporta seguridad en la operación.

Referencias

Antes de mantener una entrevista con él asesor inmobiliario, es importante conocer las referencias de antiguos clientes.

También se pueden consultar en internet las reseñas de Google y opiniones de otros clientes o incluso consultar la página web del asesor inmobiliario, si es que tiene.

En la entrevista hay que preguntarle todas las dudas para valorar aspectos como su ética, su compromiso y el conocimiento que tiene del mercado inmobiliario en Madrid.

La percepción que se tiene del asesor inmobiliario en la primera toma de contacto es crucial para decidir si es la persona ideal que defienda nuestros intereses.

Hay que observar cómo se comunica, su capacidad de escucha, su autenticidad y seguridad, incluso su imagen y formalidad.

Profesionalidad, formación y experiencia

Un buen asesor inmobiliario debe reunir estas tres importantes características.

La mejor forma de conseguir cerrar una venta es contar con un profesional bien preparado que tenga sobrios conocimientos del mercado.

Vender una vivienda requiere tener grandes dotes de negociación, mucha paciencia y contar con una contrastada experiencia.

La experiencia es imprescindible para tomar las decisiones acertadas en el momento oportuno desde el punto de vista de la estrategia comercial.

Además, el asesor inmobiliario debe tener una formación constante multidisciplinar que abarque aspectos jurídicos, fiscales, comerciales, publicitarios y de marketing.

El mercado inmobiliario es cambiante y los profesionales que no actualizan sus conocimientos se quedan obsoletos. 

Método de trabajo

Es importante conocer el sistema que utiliza el asesor inmobiliario para conseguir vender una vivienda en el menor tiempo y al mejor precio posible.

En este sentido, cobra especial importancia saber el perfil de clientes que suele tratar y si dispone de una cartera de potenciales clientes compradores.

También es conveniente conocer la tipología de propiedades que está acostumbrado a gestionar, no es lo mismo vender un piso que un chalet.

Hay que saber si utiliza un plan de promoción de venta de la propiedad y cómo califica a los compradores para evitar pérdidas de tiempo con los “turistas inmobiliarios”.

Un buen asesor inmobiliario utiliza herramientas tecnológicas para dar un servicio de alta calidad y optimizar al máximo el proceso de venta.

Otro aspecto importante a considerar es si el servicio que presta el asesor inmobiliario a los vendedores es integral a lo largo de todo el proceso

Un buen asesor inmobiliario acompaña en todo momento al vendedor y está siempre presente, incluso cuando se hace la tasación de la propiedad. 

Informar al vendedor con frecuencia

El propietario vendedor necesita estar informado para saber cómo evoluciona la venta de su vivienda.

Por esta razón, el asesor inmobiliario debe actualizar regularmente al vendedor sobre el resultado de las visitas y otros aspectos importantes que le preocupen.

Incluso si no se producen visitas y no se reciben ofertas, el asesor inmobiliario debe mantener el contacto con el vendedor para informarle.

Una queja muy habitual de los consumidores con respecto a los asesores inmobiliarios es la falta de una comunicación regular y adecuada.

Un buen profesional siempre devuelve las llamadas y responde a los emails en un breve plazo de tiempo.

Honorarios profesionales

Antes de firmar el contrato para el encargo de la venta hay que saber cuáles son sus honorarios y la forma de cobro, estos deben ser acordes al servicio que el asesor inmobiliario presta.

Hay que evaluar si el asesor inmobiliario aporta con sus conocimientos y experiencia un valor indiscutible a la vivienda.

Disminuir los tiempos de venta y aumentar el valor de mercado percibido por los compradores bien merecen pagar unos honorarios que sean razonables.

Hay que tener en cuenta que algunos asesores cobran honorarios al vendedor y al comprador

Estos profesionales no son los ideales para representar a la parte vendedora ya que tienen dobles intereses.

Se debe exigir al asesor inmobiliario que sea transparente en esta cuestión para saber el precio real al que se vende la propiedad.

Para que no haya dudas y evitar esta mala práctica, lo mejor es pedirle al asesor inmobiliario que garantice por escrito que no se va a cobrar a los compradores.

Escoger a un asesor inmobiliario porque tiene los honorarios más bajos suele suponer que no hay suficiente inversión ni dedicación para la venta de la vivienda.

Plan de marketing

Esta útil herramienta es imprescindible para vender una propiedad en todos los canales posibles y llegar al mayor número de compradores.

Un buen asesor inmobiliario diseña un plan de marketing personalizado donde se detallen las ventajas y atractivos de la propiedad que se pretende vender.

El objetivo es que la propiedad destaque en el mercado y capte la atención del “target” de cliente comprador, esto requiere un trabajo previo antes de ponerlo a la venta.

El plan de marketing debe reunir todas las estrategias y técnicas que se van a utilizar para difundir y publicitar la propiedad en el mercado.

Por ejemplo, técnicas como el home staging que ayudan a mejorar la percepción de lo que se vende o vídeos 360º para realizar un tour virtual.

El reportaje fotográfico debe tener una imagen de calidad para destacar frente a la competencia y los textos del anuncio debe ser persuasivos usando copywriting inmobiliario.

Sin duda alguna, internet es un poderoso aliado para difundir la venta de una propiedad, pero no todo vale.

Hay que saber manejar los portales inmobiliarios y las redes sociales para comunicar de forma eficaz y captar la atención de los mejores compradores.

Contratar a un asesor inmobiliario que se apoye en un buen plan de marketing es crucial para que el vendedor consiga sus objetivos

Pertenecer a una red de profesionales colaboradores

Si el asesor inmobiliario forma parte de una red de profesionales inmobiliarios es una ventaja ya que permite más difusión y acceder a más compradores.

Pertenecer a una MLS o agrupación de agencias, facilita la cooperación entre profesionales para compartir operaciones y conseguir la venta en las mejores condiciones.

El cliente vendedor multiplica sus posibilidades de venta, ya que su propiedad puede ser ofertada a los clientes de cualquier agencia inmobiliaria colaboradora.

Valoración económica de la propiedad

Un buen asesor inmobiliario emite un informe detallado con la valoración económica de la propiedad realizando un análisis comparativo de mercado.

Esta es una tarea bastante importante ya que sirve para definir el precio de salida al mercado de la vivienda.

Hay que desconfiar del asesor inmobiliario que busca hacer feliz al vendedor dándole un precio fuera de mercado para conseguir aumentar su cartera de propiedades.

La valoración de la propiedad se debe realizar de forma ética, usando datos contrastados del mercado y fuentes objetivas que argumenten el precio.

Características de un buen asesor inmobiliario en Madrid

Es importante asegurarse que la persona en la que se va a depositar nuestra confianza cumple con ciertos requisitos y cualidades.

Buena comunicación

Esta habilidad es fundamental para garantizar el éxito de la venta de la propiedad.

Es importante que fluya la información que transmite el asesor inmobiliario con las partes vendedora y compradora.

Un buen profesional debe saber escuchar, entender y ponerse en el lugar del vendedor y del comprador para ofrecer el mejor servicio.

La habilidad de saber comunicar y escuchar de forma activa son imprescindibles para ser un buen negociador.

El asesor inmobiliario que sepa comprender las necesidades de la parte vendedora y compradora es capaz de realizar cualquier tipo de transacción de forma satisfactoria.

Ética profesional

Un asesor inmobiliario debe ser honesto y priorizar las necesidades e intereses de su cliente antes que las suyas propias.

Su conducta debe regirse por la integridad, la rectitud y la honradez, además debe ser transparente con sus clientes durante todo el proceso de venta.

Grado de compromiso

Un buen asesor inmobiliario tiene una actitud positiva y proactiva, realiza su trabajo con dedicación y cuida los detalles al máximo.

Además de contar con un espíritu de servicio y disponibilidad con sus clientes, muestra respeto y consideración por las personas.

Cualidades personales

Un buen asesor inmobiliario debe ser optimista y tener pasión por su trabajo.

La venta de una vivienda puede implicar momentos difíciles, por lo que la motivación y perseverancia son claves para el cierre de la operación.

La empatía es fundamental para entender las necesidades del cliente vendedor y así ayudarle a encontrar la mejor solución.

La paciencia es imprescindible para acompañar y atender al vendedor ante cualquier vicisitud que surja durante el proceso de venta.

El asesor inmobiliario debe ser una persona responsable y organizada para gestionar todas las tareas que implica la venta de una propiedad y prestar el mejor servicio.

Otro rasgo importante es que el asesor inmobiliario tenga humildad, entendida como una fortaleza necesaria para aprender constantemente y mejorar las relaciones sociales.

Conclusiones

En España la profesión de asesor inmobiliario no está regulada, por lo que es posible dar con personas incompetentes que no están suficientemente formadas.

Elegir al asesor inmobiliario ideal no es difícil, pero hay que saber identificar al verdadero profesional en el que se pueda confiar plenamente.

La elección de un buen asesor inmobiliario en Madrid es decisiva para el vendedor ya que su tiempo, su patrimonio y su seguridad están en juego.

Si necesitas vender una propiedad en Madrid, llámame, estaré encantado de atenderte.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail
José Carlos Padrino
José Carlos Padrino
Soy asesor inmobiliario en Madrid. Ayudo a personas como tú a vender, alquilar o comprar sus casas con seguridad y comodidad. Si quieres que me encargue de todo para que no te preocupes de nada, llámame ahora mismo. Puedes ver aquí más información de mis servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido esta protegido !!