¿Quién paga la hipoteca en una separación o divorcio?

corregir valor catastral pagar IBI
¿Cómo corregir el valor catastral para pagar menos IBI?
27 noviembre, 2020
cómo contratar un buen seguro de hogar
¿Cómo contratar un buen seguro de hogar?
15 enero, 2021
Mostrar todo

¿Quién paga la hipoteca en una separación o divorcio?

quien paga hipoteca separación divorcio

Cuando llega el momento de una separación o divorcio surge el típico problema de quién paga la hipoteca.

Suele ser frecuente que las dos personas sean copropietarios de la vivienda y cotitulares de la hipoteca.

En esta situación es aconsejable conocer las distintas alternativas que existen para resolver este problema y no agravar más el conflicto.

 

El pago de la hipoteca en caso de separación o divorcio

Según los datos estadísticos del INE, los matrimonios disueltos por divorcio tienen una duración media de 16,5 años, cifra inferior a los 22 años de media que suele tener una hipoteca.

Por tanto, suele ser muy normal que en una separación, la pareja todavía no ha terminado de pagar la hipoteca.

Es importante tener claro que el pago de la hipoteca es independiente de a quién se le adjudique el uso de la vivienda tras una separación y de los ingresos de cada persona.

Además, salvo que haya un acuerdo previo entre las partes, el Juzgado no se pronuncia sobre quién debe pagar la hipoteca.

Por otro lado, al banco le da igual que persona utiliza la vivienda ya que va a reclamar el pago de la hipoteca a sus titulares.

En este sentido, la jurisprudencia española es clara, gracias a la sentencia del Tribunal Supremo (TS) de 28 de marzo 2011, que pone fin a las soluciones dispares que han adoptado los Juzgados.

Esta sentencia concluye que el pago de la hipoteca, contratada por los cónyuges para la compra de la vivienda, se estima como una deuda de la sociedad de gananciales.

Por tanto, las cuotas han de ser pagadas por partes iguales entre ambos copropietarios, siempre y cuando no se haya liquidado la sociedad de gananciales.

Además, según el TS, la hipoteca debe pagarse dependiendo del porcentaje de participación de cada cónyuge en la propiedad de la vivienda que normalmente es del 50%.

Esta resolución no afecta a los divorcios de matrimonios en régimen de separación de bienes ni tampoco a las separaciones de parejas de hecho.

Si el matrimonio está en régimen de separación de bienes, cada persona paga la parte de la hipoteca que le corresponda según su cuota de participación en la propiedad.

Por último, si la vivienda es privativa de una sola persona y es el titular de la hipoteca, es la que paga la hipoteca, aunque no haga uso de la vivienda.

 

paga hipoteca separación divorcio

 

Soluciones más habituales para pagar la hipoteca

Veamos cuáles son las tres soluciones más frecuentes para pagar la hipoteca.

 

Vender la vivienda para cancelar la hipoteca

Esta opción es la más común y sencilla después de una separación o divorcio, la vivienda se vende a un tercero para amortizar el capital pendiente de la hipoteca y el sobrante se reparte.

Las parejas que eligen esta solución tienen la ventaja de que ya no tienen vínculos respecto a deudas, además, es una forma de evitar conflictos a futuro.

Por el contrario, esta opción obliga a las partes a buscar una nueva vivienda.

 

Entregar la vivienda a la entidad financiera

Cuando no es factible vender la vivienda por el mínimo de lo que queda de pagar de la hipoteca, la solución es utilizar la dación en pago.

Esta solución consiste en saldar la deuda restante del préstamo hipotecario entregando la vivienda al banco, de esta forma los miembros de la pareja quedan exentos de la deuda.

Aunque, el banco puede no aceptar esta opción, solo la acepta si los hipotecados están en riesgo de exclusión social y a la entidad le conviene más aceptarla.

 

Un miembro de la pareja se queda con la vivienda y la hipoteca

En este caso uno de los miembros de la pareja decide adquirir el total de la vivienda y asume la deuda que quede de la hipoteca.

Esta solución requiere hacer una extinción de condominio, es decir, se disuelve el bien común mediante una escritura ante notario en la que uno de los titulares vende el 50% de la vivienda al otro titular.

La persona que cede su parte es compensada económicamente por el titular que adquiere la plena propiedad de la vivienda.

Además, esta opción es más ventajosa al soportar una menor carga fiscal que una venta normal, ya que solo se paga el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD).

Para que uno de los miembros de la pareja deje de ser propietario y deudor hipotecario necesita que la entidad financiera preste su consentimiento.

El banco al perder una de las garantías que tiene para el cumplimiento del pago del préstamo no es fácil que lo conceda.

Para ello, es necesario que el banco apruebe una nueva hipoteca en el que el cedente no figure como deudor.

Esta operación se denomina novación de hipoteca, se formaliza ante notario y sirve para cambiar al titular del préstamo hipotecario.

Suele ser frecuente que para dejar la hipoteca con un único titular la entidad financiera exija la presencia de un avalista.

Hay que tener en cuenta que es posible que las condiciones financieras del préstamo hipotecario empeoren dependiendo del perfil económico del miembro que elija esta opción.

 

Si te ha gustado este post te animo a que lo compartas en tus redes sociales y si necesitas vender o alquilar tu casa, llámame, estaré encantado de atenderte. 

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail
José Carlos Padrino
José Carlos Padrino
Soy asesor inmobiliario en Madrid. Ayudo a personas como tú a vender, alquilar o comprar sus casas con seguridad y comodidad. Si quieres que me encargue de todo para que no te preocupes de nada, llámame ahora mismo. Puedes ver aquí más información de mis servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido esta protegido !!