¿Qué reformas desgravan en la declaración de la renta?

seguro de hogar en un alquiler
¿Es obligatorio el seguro de hogar en un alquiler?
5 marzo, 2021
Mostrar todo

¿Qué reformas desgravan en la declaración de la renta?

Qué reformas desgravan en el IRPF

Se acerca el momento de hacer la declaración de la renta (IRPF) y es frecuente que entre los propietarios surja la duda de si se pueden desgravar los gastos de una reforma en la vivienda habitual.

También tienen dudas los arrendatarios de viviendas que hacen reformas para atraer la atención de los inquilinos y poner un precio más alto de la renta de alquiler.

Mejorar las condiciones de habitabilidad de una vivienda con una reforma es una buena inversión desde el punto de vista del propietario y del arrendador.

Es importante saber cuáles son las reformas que se pueden desgravar y las subvenciones existentes al respecto.

 

¿Se pueden desgravar las reformas de la vivienda habitual?

Desde el 1 de enero de 2013, la Agencia Tributaria no permite desgravar los gastos de reforma efectuada en la vivienda habitual, excepto para la destinada al alquiler.

Sin embargo, según la Dirección General de Tributos, el trabajador autónomo que trabaja en casa y hace reformas en su vivienda, si puede desgravarse los gastos en el IRPF.

Aunque, solo se puede deducir una parte proporcional del gasto de la reforma y relativa a los espacios de la vivienda que afecten exclusivamente a su actividad laboral.

En este caso la vivienda debe formar parte de un elemento clave de la actividad económica, es decir que es necesario para que la actividad se desarrolle.

Para ello, el trabajador autónomo debe haber separado previamente el espacio de trabajo del resto de los espacios de la vivienda.

Por otro lado, para deducirse los gastos de la reforma, la vivienda debe figurar como propiedad del trabajador autónomo.

 

¿Se pueden desgravar las reformas de la vivienda alquilada?

Hacienda permite al propietario de una vivienda en alquiler deducir los gastos de reforma y conservación, sin embargo, los gastos de mejora no.

La Agencia Tributaria diferencia los gastos de reforma y conservación de los de mejora atendiendo a estos criterios:

  • Reforma y conservación: son las obras ejecutadas para mantener el uso normal de la vivienda, por ejemplo, pintado, arreglo de instalaciones o sustitución de la instalación de la calefacción.
  • Mejora: las obras de ampliación de la vivienda o cualquier reforma destinada a incrementar su valor se considera una inversión para mejorar la rentabilidad y eso no es un gasto deducible, por ejemplo, instalar aire acondicionado.

Para desgravarse los gastos de una reforma, es necesario disponer de la factura detallada de la empresa que ha realizado la obra.

La Agencia Tributaria puede solicitar esta factura en el caso de que se inspeccione la declaración del contribuyente.

Es importante que estos gastos de reforma estén vinculados directamente con la vivienda en alquiler o que se vaya a alquilar.

 

 

Subvenciones por rehabilitación en la vivienda habitual

Para compensar la pérdida del beneficio fiscal de la desgravación en el IRPF por reforma en la vivienda habitual, en el último Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, se contemplan ayudas destinadas a los inmuebles construidos antes de 1996.

Cada cuatro años, el Consejo de Ministros aprueba por Real Decreto un plan estatal de viviendas en el que participan las Comunidades Autónomas, los ayuntamientos y representantes del sector inmobiliario.

Este plan que actualmente está en vigor, tiene como objetivo prioritario fomentar el alquiler y la rehabilitación de la vivienda.

En este sentido, para acceder a las subvenciones, las reformas deben tener como objetivo mejorar el aislamiento térmico, la eficiencia energética o el aislamiento acústico.

Las subvenciones de la Comunidad de Madrid para el aislamiento térmico cubren las actuaciones en la envolvente térmica, por ejemplo, aislamiento de huecos, fachadas y suelos.

Las subvenciones destinadas a la mejora del aislamiento acústico incluyen por ejemplo la sustitución de ventanas y el acristalamiento.

También hay subvenciones para la renovación o implantación de instalaciones como placas solares, alumbrado de bajo consumo, calderas de condensación o sistemas de ahorro de agua.

La subvención es de hasta un 60% de la obra, con un máximo de 6.000 € por vivienda cuando sólo se trate de actuaciones para la mejora del aislamiento térmico o acústico.

En el caso de combinar una actuación del aislamiento térmico o acústico con otra de las anteriormente mencionadas, la subvención puede ser de hasta un 60% de la obra, con un máximo de 9.000 € por vivienda.

 

Si te ha gustado este post te animo a que lo compartas en tus redes sociales.  

 

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail
José Carlos Padrino
José Carlos Padrino
Soy asesor inmobiliario en Madrid. Ayudo a personas como tú a vender, alquilar o comprar sus casas con seguridad y comodidad. Si quieres que me encargue de todo para que no te preocupes de nada, llámame ahora mismo. Puedes ver aquí más información de mis servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido esta protegido !!